Mitos y verdades acerca del aumento y/o reducción del busto

Actualmente, existe una cantidad de causas y razones por las cuales las mujeres de hoy en día desean realizarse una mamoplastia de aumento y/o reducción.

Sin embargo, dentro de las causas más comunes está el deseo de cada mujer por querer lucir un busto más acorde a sus necesidades; por mejorar su nivel de vida (en muchos casos, mujeres que se han visto sometidas a la extirpación del seno); por que han notado cambios físicos después de haber sido mamás, por la edad, entre otros.

En este sentido, en este post queremos aclarar algunos de los mitos y verdades más comunes que giran en torno a este procedimiento.

¿Se pierde sensibilidad por los implantes?

Uno de los mitos que se extiende alrededor de la mamoplastia de aumento es la pérdida de sensibilidad en los senos.

Si bien durante las primeras semanas después del procedimiento los pacientes manifiestan falta de sensibilidad en la zona, es necesario aclarar que es totalmente normal, esto mejorará con el transcurso del tiempo.

La falta de sensibilidad se debe a que durante el procedimiento algunas terminaciones nerviosas de los tejidos sufren alteraciones debido a la incisión que realiza el cirujano plástico.

Por lo anterior, el mito que gira en torno a la pérdida de sensibilidad es FALSO.

¿La lactancia se ve afectada por la cirugía?

Las cirugías estéticas de senos no afecta la lactancia.

Si bien, la cirugía puede generar unos efectos particulares según las características que tenga la paciente y del tipo de inserción que se realice (por la aureola, por la axila o arco submamario) la inserción de implantes no elimina la capacidad de lactar.

De igual forma, las personas que se realizan una reducción, el cirujano plástico que realiza el procedimiento debe ser sumamente cuidadoso en la protección de los conductos mamarios que se conectan con el pezón.

Por lo tanto, el mito es FALSO.

¿Se puede seguir realizando actividad física después de una cirugía de aumento y/o reducción?

Cualquier tipo de actividad física se puede seguir realizando según las indicaciones del médico tratante.

De igual forma, se recomienda que no se realice esfuerzo físico tras la operación y se empiece de manera progresiva después de la 3-4 semana después del procedimiento (según la mejora de cada paciente).

Por lo tanto, el mito en torno a la actividad física es VERDADERO.

¿Tener implantes aumenta el riesgo de cancer de mama?

Según la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, hasta la fecha no hay ningún estudio que compruebe que la silicona produzca cáncer de seno.

Así mismo, tampoco interfiere en el proceso para diagnosticar este linfoma. En este sentido, este mito es FALSO.

¿No se puede volver a dormir boca abajo?

FALSO. Se recomienda que durante las primeras semanas después de la cirugía a la hora de dormir se mantenga una posición boca arriba, sin embargo, con la evolución del paciente se puede volver a dormir como se prefiera después de que no se vea inflamación.

 

Medical Contact recomienda a sus pacientes que antes de tomar la decisión de realizarse cualquier procedimiento quirúrgico se asesore o esté asesorado por profesionales de la salud quienes te guiarán para tomar la mejor decisión.

No pongas en riesgo tu salud e investiga acerca de los mejores lugares para practicarte el procedimiento estético que desees.

 

Para mayor información, ponte en contacto con nuestros asesores.